¿LLEGÓ LA HORA DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES?

Medio Ambiente 21 jun 2016
¿LLEGÓ LA HORA DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES?

El último 31 de Marzo se publicó el Decreto Reglamentario (531/2016) de la LEY 27.191, nada menos que del “régimen de fomento nacional para el uso de fuentes renovables de energía destinada a la producción de energía eléctrica”.

Esto significa que el país se ha propuesto el desafío de incrementar la contribución de fuentes renovables hasta alcanzar el 8% de nuestro consumo de energía eléctrica para el 2018 y el 20% para el 2021, impulsado por un fondo fiduciario para el desarrollo de energías renovables (FODER) por unos 12 mil millones de pesos y con en beneficios claros en materia fiscal y régimen de importaciones.

El Decreto, se destaca por la claridad de sus objetivos, basados en una mayor diversificación de la matriz energética nacional, la expansión de la potencia instalada en plazos cortos, la reducción de costos de generación, previsibilidad de precios y la respuesta al incremento de demanda, generando condiciones para la seguridad del abastecimiento de energía.

Pero porque consideramos esta iniciativa una intención concreta en avanzar en una mayor disponibilidad de recursos energéticos y la preservación del medio ambiente?

Durante las últimas décadas, la energía surgida de fuentes renovables ha logrado ocupar un lugar importante en la agenda de los gobiernos, empresarios, organismos y la sociedad en general, no solo por la necesidad de incorporar tecnologías limpias sino también como respuesta al crecimiento de la demanda energética mundial.

Si bien hemos visto muchas intensiones por desarrollar proyectos orientados a incrementar la participación de fuentes renovables para la generación de electricidad, a la hora de compararnos con otros países y regiones del mundo, nos queda la sensación de sabor a poco. No solo por los vaivenes económicos sino también por carecer de un plan desafiante y concretable en el tiempo.

Publicaciones de Organismos Mundiales reconocidos indican que Argentina solo cuenta con el 1% de su potencia instalada es a base renovables, mientras que otros países como ser Alemania o España tienen una participación del 20%. Mirando Sud América, nuestros vecinos Brasil y Uruguay también nos han sacado ventaja, ya que nos superan en más de 10 veces en infraestructura instalada.

La situación local se ve agravada por las proyecciones de crecimiento de la población y de las industrias, que confirman la necesidad de incorporar 7000 MW de potencia nueva antes del año 2021.

A nivel contexto también la situación parece ser positiva producto de un sinceramiento de tarifas de las energías de fuentes tradicionales (producido en el 1er cuatrimestre 2016) y el desacoplamiento de los precios locales de combustibles fósiles.

La expectativa crece aún más cuando se toma en consideración el alto potencial que posee la Argentina, donde el 70% de nuestro territorio posee vientos con velocidad anual media superior al mínimo requerido de 5 metros por segundo, con algunos casos destacados como ser la costa atlántica con 7 metros por segundo y la Patagonia media y sur con registros del orden de los 9 hasta 12 metros por segundo.

Este alto potencial también se verifica para el uso de otras fuentes renovables como ser energía fotovoltaica en zona del NOA, Biomasa en la región del NOA, entre otros tantos.

En definitiva, nos encontramos ante un verdadero desafío, no solo como respuesta a una necesidad real proyectada, sino también por la coincidencia con una aparente situación de mercado y ahora con un marco político y legal favorable.

Esperamos poder mirar atrás dentro cuando finalice el 2018 y poder reconocer que esta vez SI! llegó la verdadera hora de los renovables…

← COMENZARON LAS OBRAS DEL COLECTOR MARGEN IZQUIERDA IMPORTANTES ANUNCIOS EN MATERIA AMBIENTAL SOBRE SEGUROS, INSPECCIONES Y LEGISLACIÓN →

Sobre el autor

Ing. Juan Manuel Barros.
Ing. Juan Manuel Barros.

Presidente del Departamento de Energías Renovables.

Dejar un comentario