LA EVOLUCIÓN DE LAS ENERGÍAS LIMPIAS

Medio Ambiente 09 may 2017
LA EVOLUCIÓN DE LAS ENERGÍAS LIMPIAS

En esta nota quería compartirles una serie de reflexiones que me han surgido durante estas últimas semanas. Empiezo a pensar que se nos acerca un período, muy similar a otros que han sido punto de inflexión en nuestro planeta, que está motivado por la evolución de las políticas de energías limpias.

Por primera vez detecto señales claras de la transición entre una situación de deseo y una de resultados concretos. Y entiendo que, como sociedad, estamos fallando a la hora de visualizarla, de analizarla, de comprenderla, lo que desemboca en no estar preparándonos para un futuro que ya no es lejano, sino vecino.

Desde la Revolución Industrial, aún antes, la humanidad ha evolucionado basándose en los combustibles fósiles para cubrir sus necesidades energéticas. Estos desarrollos marcaron un antes y un después en materia económica, política y en la calidad de vida.

En los años 60 y 70 surgieron las primeras alertas sobre el potencial agotamiento de los combustibles fósiles y la necesidad de preparar su reemplazo. En ese entonces, muchos expertos basaron sus preocupaciones en cálculos simples y lineales, informando que la tierra contaba con reservas comprobadas por 50 años y que el 2% se consumía cada 365 días. A pesar de este presagio, los años y décadas pasaron y la cuenta matemática resultó no cumplirse.

Si bien se registraron algunos declives, la industria petrolera colaboró en retrasar el anunciado agotamiento gestionando nuevas tecnologías de extracción. Una de las mayores evidencias que podemos citar es el desarrollo exitoso de yacimientos NO CONVENCIONALES en Estados Unidos, donde desde las formaciones de Eagle Ford y Marcellus lograron revertir la disponibilidad de combustibles fósiles al punto de lograr su independencia internacional.

Resuelto el miedo al agotamiento, el avance en la sustitución de hidrocarburos debió abrirse camino a través del impacto ambiental y la concientización de los gobiernos y las sociedades sobre las consecuencias de quemar carbón, petróleo y gas con su resultante efecto invernadero.

Una vez aceptada la necesidad de actuar en consecuencia, el mundo se lanzó a implementar políticas de cuidado del medio ambiente mediante la premisa de generar energía a base de fuentes renovables.

Los primeros en destacar fueron los países nórdicos y bajos, que en pocos años lograron posicionarse como pioneros mundiales. Hoy en día, esta evolución continúa mediante el desarrollo de tecnologías más eficientes, logrando el abaratamiento de las inversiones y a través del lanzamiento de incentivos fiscales tanto en países desarrollados como emergentes.

Hasta aquí los datos históricos, el camino recorrido, pero qué es lo que quiero que reflexionemos?

Recientemente pude recolectar, tanto en los medios como en las redes sociales, diferentes anuncios que son explícitos con los tiempos para el reemplazo de combustibles fósiles…. me pareció algo tan simple como increíble, ya que nunca antes hubo tal precisión en una publicación a la que haya tenido acceso. Si señores, es la primera vez que veo anuncios que le ponen fecha de defunción a los combustibles fósiles! Es una noticia disruptiva para la humanidad que, inevitablemente, anuncia la llegada de un período tan inflexible como la mismísima Revolución Industrial.

A finales del año pasado los gobiernos de Holanda y Noruega anunciaron la discontinuidad en la venta de automotores a explosión para el año 2025. Me pareció algo simple pero asombroso, considerando que estamos hablando de algo tan contundente para dentro de tan solo 8 años.

Estos anuncios se han visto complementados con otros igualmente gratos, como por ejemplo los de Finlandia donde manifiestan que la ciudad de Helsinki pretende eliminar la necesidad de autos particulares para el 2025 y aquellos de Alemania donde exponen que aspiran contar con el 100% de autos eléctricos o eco-friendly para el año 2030.

En definitiva todas fechas concretas que podrían dilatarse, pero que más temprano que tarde resultarán en cambios contundentes, comenzando por la forma en que nos desplazamos para luego extenderse a otros ámbitos de nuestra vida.

Ahora bien, alguno podrá decir que para lograr el éxito en estas implementaciones necesitamos asegurar el interés por parte de los gobiernos y empresarios… y allí es donde el paradójico caso de Noruega destaca por lo alto: siendo el mayor productor de petróleo de Europa Occidental, su sociedad ha logrado sobrellevar esta aparente contradicción avanzando en un acuerdo nacional transversal entre sus principales cuatro formaciones políticas.

Por el lado privado tenemos también empresas verdaderamente innovadoras que se encuentran trabajando en esta misma dirección con resultados concretos. Un ejemplo claro es Tesla: su modelo eléctrico S, ha logrado ser el auto nuevo mayor vendido en Noruega, algo impensado hace 10 años.

Cerrando este punto me surgió una segunda reflexión… nos hemos puesto a pensar como sociedad y como país las implicancias económicas y políticas que surgirán con la llegada de este período? Seguramente no, y muchos dirán que si en Argentina todavía no logramos desarrollar energías renovables lejos estamos de prepararnos para la etapa que se viene…

Pero este cambio no será gradual, será abrupto. No será paciente, será impulsivo. No repercutirá solo en un grupo de personas dándole tiempo al resto a adaptarse. Será un cambio de paradigma, porque no se reduce a los medios de transporte, estamos hablando de los recursos naturales del planeta.

Entonces, sentí la necesidad de compartir estas reflexiones, no con aires de descubrimiento si no como una visualización de un período que se avecina. Debemos asumir la responsabilidad de empezar a razonar de qué forma nos afectará… es una situación sencilla pero tan real como que ya cuenta con fechas precisas.

ACUMAR: NUEVA RESOLUCIÓN SOBRE EFLUENTES LÍQUIDOS →

Sobre el autor

Ing. Juan Manuel Barros.
Ing. Juan Manuel Barros.

Presidente del Departamento de Energías Renovables.

Dejar un comentario