EL AMBIENTE Y LAS POLÍTICAS DE ESTADO

Medio Ambiente 16 ene 2013

Sin duda, el caso del saneamiento del Río Matanza-Riachuelo ha implicado una evolución, en el sentido de ver un estado que comienza a involucrarse con problemas ambientales, que si bien nunca le fueron ajenos, no parecían inquietarlo demasiado. Y esta evolución debe ser apreciada y celebrada. Ahora, es necesario reconocer que éste, es sólo uno de los tantos problemas ambientales en los que el estado tiene que hacerse presente, pero no el único. No podemos perder de vista que son muchos y muy complejos los conflictos ambientales, y que se necesitan políticas de estado para cada uno de estos.

Entre los más reconocidos podemos mencionar:

- La mega-minería contaminante

- El monocultivo de soja

- El desmonte, con el implícito desplazamiento de pobladores locales

- La falta de políticas hacia el sector energético (de cuidado, producción limpia

  y consumo)

- Las escasas intervenciones en educación ambiental y cuidado del agua

- La ausencia de proyectos de reducción, reutilización y reciclado de residuos

Seguiremos arriesgando recursos naturales invaluables si no tenemos un estado presente con prioridades en la protección de los mismos; seguiremos viendo como el paisaje se transforma y donde hubo monte o bosque, de no definirse políticas que promuevan el cuidado de la tierra y su vocación, quedará un verde uniforme de soja; seguiremos escuchando sobre los conflictos de los desplazados del Chaco, Formosa y Santiago del Estero, de no haber políticas que defiendan sus derechos y acceso a la tierra; seguiremos teniendo cortes de luz en las ciudades, mientras no aprendamos a cuidarla y mientras sigan ingresando al país productos de bajísima eficiencia energética; seguiremos consumiendo más del cuádruple de agua que el promedio de habitantes europeos, mientras no seamos concientes de la importancia de cuidar este recurso y el estado no regule su consumo; seguiremos escuchando que rebalsan los rellenos sanitarios y basurales, si no aprendemos a consumir y producir de otro modo.

No se trata de criticar al estado o a un gobierno, se trata de empezar a creer que la exigencia nace de la propia sociedad. Mientras mayor interés haya en los problemas ambientales, más relevancia tomarán estos temas y se pondrán sobre la mesa de discusión.

Un país puede crecer en términos económicos, y esto seguramente se verá reflejado de forma positiva si ese crecimiento implica un aumento de la capacidad de consumo, un incremento en puestos de trabajo, un aumento de obras de infraestructura y servicios… no es necesario ser un sabio para comprender que estas son cosas positivas para una sociedad. Pero ese crecimiento, debe estar acompañado por una filosofía de respeto a la tierra, de cuidado al ambiente y de protección de los recursos naturales, de lo contrario, sólo se habrá crecido económicamente, pero no se habrá alcanzado un verdadero DESARROLLO, ya que si éste se consigue sin respetar ni cuidar sus propios recursos, no se sostendrá en el largo plazo.

← LA ACUMAR Y AVELLANEDA ACUERDAN POR LA LIMPIEZA DEL ESPEJO DE AGUA AVANZA LA CONSTRUCCIÓN DE LOS ECOPUNTOS EN LA CUENCA MATANZA - RIACHUELO →

Sobre el autor

Uiscumarr
Uiscumarr

Comments are closed